SABOR DELATOR

La fragilidad, el susurro de un pálpito que acontece, aterrador suspiro de esperanza, consuelo delator de una sensación.

 

Si bien la calma resulta del cansancio abatido por luchas interminables, a ratos solo a ratos  una tenue aparición  puede desvanecer cualquier día gris y  sumergir las tristezas en colores vivos de tardes sin conocer y el consumir sueños  que son tan reales atenúan plácidamente el recuerdo de lo que no fue y somete la esperanza de lo que vendrá.

 

Cada quien recubre su rostro de pesares y sonrisas, cada quien  asume su vida y construye castillos de papel y cada quien  se aleja en el borde de un olvido persistente.

 

Pero yo…… Recojo gotitas de dulce felicidad que salpican más de un charco lejano,  atenuó desaires y cosas que no concluyeron el  estigma de sobrevivir,  pero yo… me dejo llevar por la calma de una tarde,  la algarabía de celebrar que puedo estar sin mi, inunda  hasta el más pesimista, pero yo…. dejo ver lo inútil de mis lagrimas, lo absurdo de mis pensamientos.

 

Sabor delator, que  deja un amargor, deleita la sensación de permanecer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s