día 38

 

Sabrosura conjugada con  pasos de bolero.

Sabrosura  que derrite  la tarde de  tedio.

Sabrosura que asoma en la mirada de un viernes atiborrado de trabajo y ganas de escapar.

Sabrosura en esa última canción que bailó.

Sabrosura que permanece en las ganas de deleitar  la luna.

Arrímate  sabrosura,  que  la  piel llama, las ganas  acogen y la esperanza  se cruza  en el horizonte de un nuevo día.

Acurrúcate  sabrosura,  que la magia arropa con estrellas de colores y la bondad desata  una  delirio de creencias  y manías.

Se acerca la desintoxicación…  y por ahora ella  sobrevive la resaca de una mal  recuerdo, la  piel  que ajena  se encuentra  y el deseo que  se refundió en  uno que otro pensamiento  años atrás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s