Cuando el frío cala las manos

20140308_175123Cuando el frío cala las manos, saciedad de calor.

Morder los dientes acumula tensión en la mandíbula, macabramente regocija la esperanza de no verte.

La repetición de una acción no solventa la agonía de un mismo sentimiento, ya me cansé de buscar y no encontrar, de refundir y no volver, de huir y no perseguir, de querer y no demostrar, de llorar y no reflejar, de comer y no alimentar, de correr y no descansar, de aparentar y no recuperar.

Cuando el frío cala en las manos, los dedos se deslizan en la nostalgia de rozar palabras que logren entibiar.

Ya no me siento agotada, solo olvido blindar la nostalgia de ser feliz y de repente la ansiedad se confunde en un suspiro que oprime mis pulmones y no me deja respirar.
Ya no me siento agotada…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s