FIN

Sobrevolando Bélgica, caminaré entre calles lejanas donde siempre fui y nunca permanecí.
Llegaré al pueblo donde me vio partir, un candado que me ata y me vio llorar.
Lejos, lejos rebosará la nostalgia de recordar, yo de acá no soy.
Nunca podré encajar, te invite a caminar, a correr y hasta alas te dí, estuve cuando no quisiste estar, amé cuando solo amaste tu ego, viví cuando huías a media noche entre sueños sin atar, fui quien más te dió, más recibió, más cautivo, más aferró, más lloro.
Sobrevolando Berlín, dejaré mi tierra y empezaré de nuevo, no quiero mares tibios, ni pesares humillantes.
Lejos, lejos consumiré cualquier recuerdo que quede de lo que ya no fue.
Todo lo dí, y ahora todo debo dejarlo, el enfermizo sentimiento de verte todos los días y no poder abrazar, no poder sonreír, no poder sanar, solo acaba con la poca coherencia que tengo por respirar.
El orgullo te consumió, el egoísmo te atrapo y el desamor te alejo, si me voy no regresaré, si dejo abajo los brazos nunca podré alzarlos, si no me acompañas nunca me permitiré volverte a ver, ya no puedo más, ya no logró sobrevivir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s