Música

Esa cascos-para-escuchar-música_1205418989música que logra relajar mis hombros, llevarme a otro lado, mejor, más brillante, esa música que coloco en días no tan agradables, mucho menos  felices.

Experimento social  serie # 000123587: de exigir a suplicar, de suplicar a sangrar  y de sangrar a sufragar, la humanidad no somete, ni devalúa, solo es la consecuencia de actos efímeros y poco altruistas,  el amor por los demás  se mide por las exigencias, por las consecuentes ganancias  que el ego cobra, la nobleza ya no obliga, reprocha y hasta  somete.

Hoy comprobé que no hay hondo agujero que no tenga fondo,  solo se entierra  profundo  y no se sale.

Esa música que logra transbordar y como droga consigue estimular mi sistema nervioso central liberando al azar neurotransmisor por doquier.

Esa música que logra desconectar y como alucinógeno inhibe la recapturación de norepinefrina, generando pura euforia, maldita euforia de  salir  corriendo.

Esa música que conseguirá que este mejor…

No te llevaré a escuchar mi música, de eso  estoy segura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s