simplified : InCauTo PeAtóN

distancia (1)

Lo intermitente  y lo distante solo obedece a una larga historia de misterio conjugado en el delirio de  la asincronia de eventos  y en el desastre de permanecer en  tiempos  no dados.

El incauto peatón aún permanece en la distancia y en la lejanía de un pensamiento, en lo simple de un recuerdo y en lo vivido de un audio.

El: hola, vi tu Facebook

Ella: dónde estas ahora?

El: de nuevo viajando, cada vez que estoy en las ciudades donde estuviste, recorro las calles que fotografiaste, tratando de saber  que sentiste, que pensaste… no comprendo muy bien por qué lo hago, pero lo hago.

Ella: veo

El: pronto te veré.

Ella: tus tiempos  están disconformes con la simplicidad de días, meses o años…

El: tu corazón debe sanar.

Ella: de dónde sale esa frase  conjugada en tradicionalismos  aparentes?

El: lo digo por tus escritos…

Ella: sobresaltos de  conversaciones bajo el efecto de un café, el dualismo y el sosiego de aparentar lo que no somos, pura discusión trivial  de lo que impone esta sociedad al conocer a alguien, al menos  esta la sociedad donde estoy.

El: apresuré mi lectura entonces…. Me hace falta  hablar contigo, recuerdas el café que término siendo cerveza en Ámsterdam?

Ella: si

El: pronto te veré.

Ella: espero verte.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Música

Esa cascos-para-escuchar-música_1205418989música que logra relajar mis hombros, llevarme a otro lado, mejor, más brillante, esa música que coloco en días no tan agradables, mucho menos  felices.

Experimento social  serie # 000123587: de exigir a suplicar, de suplicar a sangrar  y de sangrar a sufragar, la humanidad no somete, ni devalúa, solo es la consecuencia de actos efímeros y poco altruistas,  el amor por los demás  se mide por las exigencias, por las consecuentes ganancias  que el ego cobra, la nobleza ya no obliga, reprocha y hasta  somete.

Hoy comprobé que no hay hondo agujero que no tenga fondo,  solo se entierra  profundo  y no se sale.

Esa música que logra transbordar y como droga consigue estimular mi sistema nervioso central liberando al azar neurotransmisor por doquier.

Esa música que logra desconectar y como alucinógeno inhibe la recapturación de norepinefrina, generando pura euforia, maldita euforia de  salir  corriendo.

Esa música que conseguirá que este mejor…

No te llevaré a escuchar mi música, de eso  estoy segura.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

si.

Si de silencios incómodos se trata,
y de imaginarios virtuales se desarrolla.
Una sonrisa y el aroma de la tranquilad lo supera.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

nO dEjArÉ

 

VendingCafeYAmistat

 

 

 

 

 

No .. No dejaré que la nostalgia atrape las ganas de gritar.

 

No dejare que me arrincone en la esquina de mi soledad,

No dejare que mutile mi bondad, mucho menos que asesine la esperanza de encontrar.

No .. No dejaré que la nostalgia atrape esta ansiedad por saltar.

No dejare que me sojuzgue en la pena de mi incoherente razón.

No dejare que aprisione la respiración, ni mucho o menos ahogue mi tranquilidad.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Porque me pediste que escribiera…

a63f2deabbd98000Porque me pediste que escribiera en lo sutil de un indirecta.

Porque me pediste que escribiera en lo inútil de esconder mi sonrisa.

Porque me pediste que escribiera …Reconozco que no soy buena en describir lo posible, lo suficiente o lo evidente.

Porque me pediste que escribiera.. No tengo idea como generar metáforas  que no  comprometan comportamientos  censurados o marginales.

Porque me pediste que escribiera,  asumo que el misterio se hará más sutil  y la realidad más cruel.

Porque me pediste que escribiera … No es una afirmación cuando lo pienso. Por qué me pediste que escribiera? no es que lo reclame,  es solo que nadie me lo había pedido.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Al borde

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Al Borde

utecaAl borde del delirio al margen de un deseo, al paso de un pensamiento.
Allí donde la magia aún no desaparece y el presentimiento permanece.
En lo arcaico de reconocer y en lo adyacente de sentir…
Una tarde viajaré con un par de maletas y algo de música que emane  de viejos audífonos, las penas las colocaré en un bolsillo y en el otro, unas cuantas  sonrisas para cambiar malos ratos.
Al borde del delirio al margen de un pronóstico, al beneplácito de un lejano sentimiento.
Acércate, tan solo lo suficiente para estar distantes y lo escaso para estar cercanos.
Caminar sola ya no es opción, se ha convertido en la pasividad de recordar, la bondad de someter y la apacible verdad de reconocer lo que soy. Ni es queja, ni es reclamo, pero si sugerencia por volver a compartir y en la insensatez de otra piel reconocer la ironía por vivir.
Aspira e inhala, se olvida y respira, el tiempo solo desvaneció la partida, la distancia solo hizo que desangrará realidad y la soberbia solo sembró dolor.
Al borde del delirio al margen de un sentimiento por guardar.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario